¿Quién ganó en la OEA?

Las resultas de la reunión de cancilleres representa otro revés para el gobierno de Nicolás Maduro. En mi criterio, es errado interpretar lo contrario, pues la falta de una resolución no constituye una victoria de la diplomacia roja.

Existen varios indicadores para explicar por qué el gobierno continúa contra las cuerdas en esta cruzada regional por la democracia venezolana. En primer lugar, es necesario entender hasta dónde puede llegar la OEA frente a una crisis.

En este sentido, la sanción más grave que el organismo hemisférico podría ejercer en contra de un Estado miembro -que haya violado su compromiso democrático- es suspenderlo, de conformidad con el artículo 9 de la Carta de la OEA.

En la práctica, sólo se ha excluido parcialmente al gobierno –no al Estado- cubano de participar en ciertas instancias de la organización. Esta experiencia demostró la inviabilidad histórica de aislar a un gobierno antidemocrático como medio de presión para encausarlo por la ruta democrática.

Es por ello que en la reunión de cancilleres, más bien, se invitó al gobierno de Maduro a reconsiderar su salida de la organización. Esto significa que cualquiera sea la resolución final en torno al caso venezolano, probablemente no involucrará una suspensión.

En términos sencillos, los países de la región aprendieron la lección y no lucen dispuestos a darle el gusto a Maduro de sacarlo del radar democrático. Por esa razón debemos comprender que mientras la dictadura se mantenga enjuiciada moralmente, políticamente y jurídicamente a instancias de la OEA, continuará arrinconado.

De manera que no debemos perder el foco con cuestiones de forma. Por ejemplo, si la OEA hoy hubiera suspendido al régimen o emitido la resolución más contundente que podamos imaginar ¿qué vendría después? Eso significa “game over” para la OEA porque en lugar de mantener vivo el proceso con el gobierno en el banquillo de los acusados, diciéndole todas las verdades que hoy fueron dichas, optaría por terminar un capítulo que apenas está desarrollándose.

Los diplomáticos están comprando más tiempo para ver cómo se desenvuelve el asunto y, con base en la dinámica de la crisis tendrán mejores elementos para llegar a un consenso. No podemos esperar una resolución extrema en favor de una de las partes. Lo que nos interesa es que el documento definitivo establezca más sesiones y enlaces institucionales para monitorear la crisis y no cerrar este capítulo.

Por otro lado, tenemos que recordar que la OEA no fue establecida para poner y/o quitar gobiernos. En esta instancia no se solucionará el problema, sin embargo el monitoreo internacional y los exhortos tienen valor. Gracias a la gestión de sensibilización del Secretario Almagro y de las sesiones en la OEA, la comunidad internacional se ha enterado de la gravedad de nuestra crisis.

Cada flanco de lucha es interdependiente e insuficiente. Así como no podemos esperar que la lucha en la calle, por si sola, resolverá el problema, el marco internacional tampoco nos llevará directamente a la salida. Esto también puede decirse del ámbito institucional interno. Cada factor cumple su función y en conjunto elevan el costo político de las acciones dictatoriales de la cúpula gobernante.

En síntesis, en la medida que el frente internacional se parezca más a la novela “las mil y una noches”, mucho mejor porque tendremos la atención constante de la región y del mundo. Mientras más corta sea esta historia, menos escrutinio y condena hacia la dictadura.

https://www.lapatilla.com/site/2017/06/01/quien-gano-en-la-oea-por-claudiopedia/

Isangeli Bisrran

LA OEA BUSCA SU BENEFICIO Y NO DE VENEZUELA

Cristina Concha

Mas burra
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 17:17

Jeison Enrique Camacho Matute ·

y mientras tanto que sigan matando a los jovenes venezolanos? por favor.

Claudio Sandoval

Hola Jeison, nadie quiere que se prolongue la crisis y que sigan muriendo personas. El plantemiento es que mientras dure la crisis, es mejor tener a la comunidad internacional encima del asunto. Tendrías razón si la OEA podría evitar esas muertes pero la realidad es que no tiene poder, más allá de sus funciones. No le pidas a la OEA lo que no puede dar. Pide peras al peral no al olmo. Abrazo,
Me gusta · Responder · 3 · 1 de junio de 2017 8:08

Jeison Enrique Camacho Matute ·

Claudio Sandoval amigo sin animo de entrar en polemicas considero que la OEA es un organismo esteril y al cual vzla y todos los demas paises que la conforman segun e leido tienen que pagar una fuerte suma de dinero para pertenecer a dicho organismo dinero que bien se puede invertir en educacion ,salud, vivienda etc para que queremos pertenecer a la OEA si como usted bien lo dice no puede hacer nada para ayudarnos, y cuando hablo de ayudarnos digo ayudarnos de verdad no pura burocracia, al final si dios lo permite y salimos de esto no va a ser por la ayuda de la OEA ni ningun otro organismo burocratico sino por la sangre de nuestros valientes jovenes que en este preciso momento estan dando la vida por nuestro pais y a todos los cancilleres que nos apoyan incluido el sr almagro muchas gracias de verdad por sus buenas intenciones pero no basta con buenas intenciones y si el olmo no me puede dar las peras que necesito entonces de nada me sirve.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 12:19

Freddy Lemus ·

Ósea tenemos que esperar 10.000 diez mil muertos o mas en protesta
Para que la comunidad internacional entienda lo que vivimos
A si la OEA no nos sirve para un coño
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 16:17

Claudio Sandoval

Jeison Enrique Camacho Matute Viejo es algo así como un cancér, no le vas a pedir a tu hermano ni a tu mamá que te curen por no son doctores, pero si le puedes pedir apoyo moral y agradecerlo. Todo lo que sume, cuenta, dando su justo valor a cada cosa y sin tener mayores expectativas de la reales. Abrazo,
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 17:09

Luis Espinal ·

Deberia desaparecer,pura burocracia

Claudio Sandoval

Hola Luis, si desaparece, entonces Venezuela no contaría con Almagro, quien ha sido un verdadero amigo de la Venezuela democrática. O estás en contra de Almagro y su gestión como Secretario de la OEA?
Me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 8:19

Henry Leal ·

Trabaja en Free Lance
No necesita desaparecer. Pero no es un árbitro. No es un super Estado. Para despecho de tanto socialista trasnochado, no son un Gobierno regional, no hay Gobierno planetario.
Es un lugar de encuentro para coordinar actividades.
Una antigualla de los tiempos en que no existía internet : una institución caduca, obsoleta y periclitada.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:06

Claudio Sandoval

Henry Leal Ese el argumento de Maduro y si lo apoyas le haces el juego a la dictadura. Una cosa es que la organización deba renovarse y otra que sea obsoleta. Con lo último desmereces la labor del embajador Almagro que sólo ha podido defendernos con gran impacto, gracias a la OEA, institutción que representa. Si alguien va a matar a un aliago que sea el gobierno, nosotros ni debemos ni podemos darnos ese lujo amigo Henry.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:35

Yasmin Carvajal

Claudio Sandoval Falso, Almagro no es amigo d nadie, simplemente, no ejerce el rol q le corresponde. Ademas, la OEA, no va aplicar ninguna sanción contra Venezuela.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:39

Claudio Sandoval

Yasmin Carvajal Aquí un argumento chavista de alguien que no muestra su cara. Esto es chavismo. No se dejen confundir. Almagro, a través de la OEA, es defensor de la democracia venezolana.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:44

Henry Leal ·

Trabaja en Free Lance
Claudio Sandoval
Es tanta tu pasión que úno se inclina a creer que tú sabes algo que úno ignora y por eso se te concede el beneficio de la duda.
Ojalá y seas tú quien tiene razón.
Por otra parte, tu discurso se debilita cuando hablas de la defensa de la democracia venezolana. Ahí no estoy seguro de que hablemos de lo mismo.
Yo no tengo ningún interés en defender “la democracia venezolana”, porque en mi opinión esa señora nunca ha existido. ¿tú te refieres a la alternabilidad de pranes electos? ¿al principio de la legalidad?
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 11:28

Claudio Sandoval

Henry Leal Me refiero a la demcoracia que tú y yo queremos. Esa democracia no existe en este momento y por lo que hay que luchar en contra de Maduro porque con seguridad, con este gobierno no vamos pal’ baile. Pero va más allá de eso, una defensa por un canal humanitario ante la falta de casi todo, particularmente comida y alimentos. Henry la esperanza es lo último que se pierde ¡No la pierdas!
Me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 11:43

Luis Espinal ·

Claudio Sandoval Claudio de ninguna manera podria estar en desacuerdo con la extraordinaria labor de Almagro,solo que me siento frustrado y que esto evidencia que la famosa CARTA DEMOCRATICA,jamas sera aplicada a pais alguno porque si no hay razones para aplicarla a Venezuela aquien se la aplicarian debido a que no habra un pais miembro que llegue a superar las violaciones de Venezuela,
Ya no me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 17:45

Luis Espinal ·

“Una cosa es que la organización deba renovarse y otra que sea obsoleta” Claudio no crees que en esa renovacion deberia incluirse el que cada pais aporte un componente militar,suerte de los cascos azules de la ONU,y el pais que cometa violaciones de derechos humanos,irespecto a la constitucion y la democracia se le apliquen las sanciones debidas con intervencion militar de las fuerzas de la OEA
Ya no me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 17:57

Claudio Sandoval

Luis Espinal Luis, La Carta Democrática Interamericana fue aplicada en Honduras, tras el derrocamiento de Zelaya, y parece que funcionó. Tienes un gran punto sobre esto pero te invito a considerar el caso particular de Venezuela. Se se aplica la Carta completamente, entonces hay que suspender a Venezuela, que es exactamente lo que anda buscando Maduro para aislarse. Crees que sea una alternativa viable?
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 18:05

Luis Espinal ·

Claudio Sandoval Gracias Claudio por tu aporte y la molestia que tomas en responder,tienes alguna columna semanal en algun otro medio?
Ya no me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 18:13

Claudio Sandoval

Luis Espinal Estimado Luis, en mi blog publico casi todo lo que escribo y hago sobre Venezuela https://claudiosandoval.com Nos podemos seguir en Twitter https://twitter.com/claudiopedia y en facebook tambien podemos conectarnos https://www.facebook.com/ClaudiopediaVenezuela/ Gracias, Claudio
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 18:21

Gustavo Patiño ·

bla bla bla. Organismo utiles solo para mantener a politicos sin respaldo popular y bien mantenidos por cierto.!

Claudio Sandoval

De manera que, según Ud., lo que ha hecho Almagro en defensa de su libertad y la de su familia, es puro bla bla bla. Para usted, Almagro -máximo representante de la OEA- es un ínutil?
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 8:22

Yasmin Carvajal

Claudio Sandoval No lo escribos nosotros, lo escribio usted. para ALMAGRO, el calificativo inutil es poco para el.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 11:02

Claudio Sandoval

Yasmin Carvajal Otra expresión de Madurismo prostituyente. Esta es la Venezuela -representada por Yasmin sin rosto y su jefe Maduro- que debemos cambiar. Hasta ahora contamos internacionalmente con Almagro, desde la OEA, como aliado para intentar alcanzar dicho cambio.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 17:06

Henry Leal ·

Trabaja en Free Lance
Maduro ganó.
Mucho me complacería que los voceros de la “oposición” dejaran ya la indignidad de andar buscando la solución de nuestros problemas en el extranjero.
Aquí, quieren que la “gente” les haga el mandado, que depongan a Maduro y le dél el derecho a gobernarnos a MCM, Allup, Borges o Capriles.
Son unos rotundos ineptos.
Por una parte tienen limitaciones graves de inteligencia y por otra parte son socialistas y el problema venezolano no se resuelve con más Estado de Bienestar; porque exactamente es el modelo político, el Estado de Bienestar, lo que nos trajo a la hambruna y a la ruina económica total de hoy.
Hay que privatizar el Estado. Toda otra propuesta es errada.

Claudio Sandoval

Hola Henry, si piensas que la oposición piensa que desde la OEA se va a resolver el problema, entonces tienes razón. En la práctica ningún entendido en el asunto tendría esperanza en la OEA sobre el particular. Ni subestimes ni sobreestimes las capacidades de la OEA. Su función no es ni sacar a Maduro, tampoco poner un nuevo gobierno. Su función es alertar, condenar violaciones antidemocráticas e invitar a las partes a resolver el conflicto. Si crees que eso resta en lugar de sumar, quizás deberías reconsiderar el tema. Saludos,
Me gusta · Responder · 2 · 1 de junio de 2017 8:16

Henry Leal ·

Trabaja en Free Lance
Claudio Sandoval
Mi nota no es una crítica a su excelente artículo, sino un comentario con ocasión de su artículo, algo así como un suplemento.
Seguramente también convendría que el Dalai Lama se pronunciase en contra de Maduro.
Pero es a la AN como cuerpo compuesto de políticos profesionales, electos para arreglar “esto”, a quien compete el deber de estructurar la respuesta a los problemas del presente.
La verdad, no sé si la participación de la OEA suma o resta.
Sin embargo, considero que resta, pues nos hace perder un valioso tiempo esperando que “ellos”, los demás, arreglen “esto”, lo cuaVer más
Ya no me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 9:01 · Editado

Claudio Sandoval

Henry Leal Lamento que te hayan creado falsas expectativas, Henry. Desde ese punto de vista, entiendo porqué mucha gente tiene una percepción negativa del asunto. Como bien afirmas, por ser una nación independiente, la solución de Venezuela es interna.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:15

Gisela Barrios de Sellier ·

Por más que el articulista le de vuelta a la tortilla más se le ve el quemado. Nada a los Embajadores de la OEA les importa un pito lo que sufre el pueblo venezolano, víctima del régimen castro-comunista y de las FARC- Mientras más se alargue la discusión, más cobran por sesión y mientras tanto, el pueblo además de hambre y enfermedades, recibe “plomo del bueno” y le meten el chuzo de la Prostituyente…Más nada. Por eso la OEA y sus miembrotes no le sirven al sufrido pueblo venezolano para nada…

Claudio Sandoval

Te recomiendo que veas las intervenciones. Estás siendo mal agradecida con muchos países, incluyendo Argentina, Estados Unidos, Canadá, Perú, entre muchos otros. Estás desmereciendo la labor de nuestro amigo, el embajador Almagro. No le pegues a quién te ayuda. Las generalizaciones son inapropiadas acá. El que vive de ilusiones, muere de desengaño. Entiendo tu desespero y emotividad pero con eso no resuelves el asunto. Pensar q desde el ámbito internacional, OEA ONU, vendrán consensos extremos, es errado. Si tu propuesta es que Maduro se salga de la OEA, entonces estás -sin querer- ayudando a la dictadura.
Me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 8:45

Jose Rafael Ramos Ramos ·

la OEA es como las tetillas en los hombres una vaina de adorno, eso y lo que nosirve son iguales, hasta lo que no sirve es mejor

Alejandra Velez

Me regunto que pasaria si fueran muchachos argentinos por ejemplo los que mataran, se quedaría muda la OEA o qué

Jose Rafael Ramos Ramos ·

amigo caludio ud, dice que la exclusion de Cuba, y lo hicieron para encausarlo por la ruta democratica, y no surtio efecto cuba sigue siendo una Dictadura ahora en manos de Raul Castro, de alli que las soluciones de la OEA no funcionan

Claudio Sandoval

José Rafael, ese el punto. Si Maduro estuviera ganando en la OEA porqué quiere salirse? Esa política de aislamiento de Cuba no funcionó y parece que no se repetirá en el caso de Venezuela. La OEA no tiene soluciones, la solución es interna amigo. Pero gracias a la OEA y a su secretario, la comunidad internacional hoy tiene los ojos e Venezuela. Sabes que es decepcionante, que tu estés ayudando a alguien y te desprecien. Debemos ser agradecidos en ese sentido.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 8:51

Jesus Gabriel Rojas Baiz ·

la OEA al igual que la ONU y todos los demas organismos solo sirven para una sola cosa: PARA NADA….y como comenta el sr. Jeison mientras los jovenes venezolanos siguen cayendo..

Claudio Sandoval

Hola Jesús. Esa es tu opinión y no la comparto porque el balance general de la existencia de ambas organizaciones es positivo y podría dar muchos casos concretos. Sin embargo, en un mundo ideal, ¿qué esperarías de la OEA y ONU. Qué deben hacer en tu criterio?
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 8:59

Carmen Amelia Bellorin Rosales ·

Que consuelo para el pueblo que le interesa a maduro lo que digan los demas paise, el sigue posecionandose del nuestro y sin oposicion a nada, nuesros jovenes muriendo en las calle en busca de una mejor venezuela. ahora maduro va matar mas, por que no hay nadie que se lo impida eL ser humana para el no tiene ningun valor solor su deseo de poder mas nada, asi que no estoy de acuerdo con su analisIS conformista.

Claudio Sandoval

Carmen, estamos muy angustiados y emotivos por la matanza criminal de la dictadura. No estamos conformes, estamos en pleno conocimiento de la esfera internacional. Pero tenemos que bajar las cosas a tierra y entender que la OEA no tiene capacidad para impedir nada, ni en Venezuela ni en ninguna parte. En este momento estamos ganando la lucha por la libertad. Esto no se acaba aún. ¿Tu quieres una intervención extranjera?
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:05

Henry Leal ·

Trabaja en Free Lance
Claudio Sandoval
En otra ocasión me gustaría conocer más detalles acerca de esa tal libertad que “estamos ganando” y que usted defiende con pasión. Ese sí es el debate que pide “esto”.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:09

Carmen Amelia Bellorin Rosales ·

Claudio Sandoval SI VA SACAR AL ESE ASESINO SI, POR QUE A MATADO Y TIENE PRESOS A MUCHOS JOVENES INOCENTES QUE SU UNICO DELITO ES QUERER UNA MEJOR VENEZUELA, LLENA DE OPORTUNIDADES Y PROGRESO, SOLO NOS QUEDA PEDIRLE A DIOS QUE PROTEJA Y CUBRA CON SU MANTO A LOS QUE SIGUEN LA LUCHA
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:23

Claudio Sandoval

Henry Leal ¿Cómo mides que estamos ganando? Hace dos meses Maduro hacía lo que le daba la gana. Despues del 31 de Marzo, sus actos están teniendo un costo político elevado entre tres frentes: En plano internacional ya todo el mundo sabe que es un dictador y sus aliados han tomado distancia de algunas de estás medidas -casos de Rusia, Rafael Correa, Unión Europea, Eva Golinger, etc. Sea un teatro o no, lo cierto es que se han visto obligados a reconocer los excesos del gobierno y ese cuenta en favor de la libertad. En el plano institucional, hemos visto divisiones a nivel del TSJ, Fiscalía y FAVer más
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:30

Yasmin Carvajal

Jajajaja, q argumentos tan absurdo.

Claudio Sandoval

na madurista en acción. Amigo/a del pueblo venezolano opuesta a Maduro (mayoría del 90%), no te dejes confundir por infiltrados ni aquí ni en ningún ámbito donde quieras expresas tu descontento hacia la dictadura.
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 9:47 · Editado

Carmen Luisa Arocha

El problema esta , en que mientras se siga discutiendo , seguyira la masacre pues .los jovenes y los no jovenes seguiran manifesando y, las fuezas del gobierno mascrando.y la gente muriedose por falta de comida y meducina
Las naciones denben dejar a un lado el problema politico y fijarse en el mproblema humanitario,deben ser reponsables y dejar aparte , em alguna forma el prblema politico y pensar en el sufrimiento de la gente. Como no van a opensar que es supercriminal (vayase la palabra que se me ocurre) impedir el acceso a las medicinas ,eso es algo inimaginable que alguien puda pensar en hacer eso.Lo unico deseable es que algunos de sus familkiares necesiten una medicina de urgencia( de esas urgencias ,urgencias de verdad) y no las consigan pues mientra l llega de¨lïmperio ya es demasaiado tarde OJALA PASE ESTO Y VARIAS VECES para no tener que dar pesame sino felicitaciones ,por su maravilloso comportamiento

Claudio Sandoval

Carmen la situación humanitaria es grave. El mundo quiere ayudar pero la dictadura no lo permite, está en contra del pueblo y por esa razón el 90% de los venezolanos queremos cambio de gobierno. Ahora debes saber que aunque la discusión en el ámbito internacional siga o termine, la OEA no tiene poder para parar el asunto. Es el gobierno venezolano y la oposición los que pueden cambiar la realidad o sino el pueblo les pasará por encima.
Me gusta · Responder · 1 · 1 de junio de 2017 9:52

Carmen Luisa Arocha

algo que no es de esta conversaciuon pero….. no estan asombrados el que la ONU por unanimidasd nombre a Venezuela miembro de una comision que el primero en no cumlir las normas es ella(mejor dicho su gobierno)

Nelson Lanz

Ell redactor de este artículo tiene toda la razón. Mientras la dictadura siga en el banquillo de los acusados, el dictador tiene todas las de perder. Pues todas las atrocidades cometidas por sus matones de la GN y de la PN contra la población que protesta pacificamente. Ademas de todas las arbitrariedades insconstitucionales cometidas por los matones del TSJ, serán conocidas a nivel mundial y él seguirá estando en el ojo del huracan del descontento internacional .

Henry Leal ·

Trabaja en Free Lance
Me gusta la actitud del articulista con respecto a los comentaristas.
Caiga quien caiga.
Con nobleza. Con valentía. Con amor a la comprensión y al conocimiento. Felicitaciones

Freddy Lemus ·

Ósea tenemos que esperar 10.000 diez mil muertos o mas en protesta
Para que la comunidad internacional entienda lo que vivimos
A si la OEA no nos sirve para un coño

Claudio Sandoval

Entiendo tu inquietud y la comparto pero eso no cambia la realidad. La OEA sirve para lo que sirve, no para lo que nosotros queramos hermano. No sé exactamente que esperas de la OEA pero lo más contundente que el organismo puede ser es suspender a Venezuela ¿Es eso lo que quieres?
Me gusta · Responder · 1 de junio de 2017 17:14

Olaf Alcala ·

PERSONALMENTE CREO QUE EXISTE UN DESCONOCIMIENTO ENORME SOBRE LO QUE ES LA OEA , PARA QUE SIRVE , SU REGLAMENTO DE FUNCIONAMIENTO , ATRIBUCIONES , DERECHOS Y DEBERES . SIN ESTE CONOCIMIENTO LOS COMENTARIOS SEAN EN PRO O EN CONTRA NO TIENEN FUNDAMENTO O CONCIERTO . SON MERAMENTE VISCERALES . INFORMARSE NO CUESTA . ES GRATIS Y HOY EN DIA ESTA A LA MANO. GRACIAS

 

¿Hacia dónde va Venezuela ahora?

 

abc

Es el momento de hacer una actualización de escenarios y hablar de la estrategia del conflicto. Como preámbulo, debo confesar que decidí autocensurarme en las últimas cuatro semanas por tres razones: primero, estuve evadiendo indicadores (variables) por el temor de llegar a conclusiones pesimistas que no sólo me desesperanzaran individualmente sino también a mi gente. Segundo, por respeto a todos los venezolanos que estuvieron en las calles exponiendo sus vidas, en días claves que demandaban más acción -para mantener la protesta activa- que análisis político. Tercero, el año pasado y a comienzos de enero analice –ex-ante–  lo que está ocurriendo –tanto las protestas con muertos como la farsa electoral que quiere imponer Maduro-, de manera que juzgué incensario llover sobre mojado.

Transición sin elecciones

La ruptura política del régimen por la vía electoral es poco probable. Más bien, me da la impresión de que la transición –cuando sea que ocurra- no será hacia la democracia sino “desde” el autoritarismo. Esto significa que no habría elección presidencial sino después que Maduro salga de Miraflores y se constituya un gobierno encargado, ahora sí, de materializar una transición “hacia” la democracia (si te interesa ahondar en “transitología”, el punto de partida es el clásico de Guillermo O’Donnell y Philippe C. Schmitter “Transiciones desde un gobierno autoritario”).

En este sentido, celebro el cambio de postura de la dirigencia opositora y de algunos formadores de opinión, en cuanto a reconocer que las protestas –como las del 2014 y las actuales- son necesarias para buscar una solución a la crisis. Ahora bien, el régimen tuvo que disolver –de facto- la Asamblea Nacional, suspender indefinidamente los procesos electorales constitucionales e inhabilitar nuevos líderes políticos para que ese liderazgo, viéndose ahora con el cuchillo en la propia barriga, entendiera lo que ya veníamos pronosticando desde hace años: la improbabilidad de una salida electoral y la necesidad de luchar por la democracia en la calle. Y sin ánimo de atizar la candela, es justo dejar sentado que tal egoísmo e indeterminación, costó en parte la libertad de Leopoldo López, de Antonio Ledezma y de otros presos políticos, así como las vidas de hermanos venezolanos, quienes levantaron su voz tempranamente, en contra de un régimen que nunca ha creído en elecciones democráticas. Por otra parte, no nos preocupemos si los líderes de la MUD insisten en elecciones –tal vez yo, en su posición, también haría lo mismo, sobre todo ahora que el chavismo es una minoría en desgracia. Pero el hecho de pedir a la gente que proteste masivamente en la calle y dirigirse de forma pública, inédita y constante a la Fuerza Armada para que ponga el cascabel al gato, es un reconocimiento tácito de que no perciben una ruptura política resultante de elecciones.

Violencia, violencia, violencia

La estrategia del gobierno ha sido lo que yo llamo “la paz de Versalles”, porque no están interesados en alcanzar un acuerdo de muto beneficio sino en pisotear a la oposición, mientras compran más tiempo en el poder y se recuperan económicamente y políticamente. Como se infiere, ese tipo de paz no es duradera, lo cual se evidenció con el “diálogo” del 2014 y su redición en el 2016, iniciativas éstas que apenas lograron contener al pueblo circunstancialmente. El nuevo paquete chileno denominado “constituyente comunal” está enmarcado en la misma lógica. Observamos que tal estrategia instaura un patrón de violencia intermitente in crescendo, es decir, neutralizan la protesta por un tiempo pero ésta resurge eventualmente con mayor fuerza desestabilizadora.

Actualmente, hay incertidumbre sobre cómo terminará la más reciente revuelta social. En este sentido, encontramos una nueva variable que está interactuando con una variable subyacente, a saber: hasta el 2016 la oposición venía transando con el chavismo desmovilizaciones por “diálogo”. Este fue un error que, al parecer, no cometerán por tercera vez. Luego tenemos la agudización de la crisis económica, un fenómeno que intensificará el descontento general hacia Maduro. Observamos, entonces, ingredientes propios de un coctel explosivo que podría aumentar la violencia y prolongarla, ante la intransigencia de Maduro. Una potencial variable emergente sería la fatiga. El régimen está apostando al cansancio y a la desmoralización de los manifestantes. En caso de que esta última variable se imponga, podríamos entrar en el ciclo de la violencia intermitente in crescendo, comentada en el párrafo anterior (2014 – 2017 – ¿?).

Lo que yo quisiera vs. Lo que podría ocurrir

Si fuera por mí, no habría nada que negociar, pues, la ruptura del orden constitucional y democrático obliga a la celebración de elecciones generales. En mi escenario deseado, la oposición gana por paliza y Maduro, junto con su banda de civiles y militares delincuentes quedan inhabilitados políticamente de por vida y bajo rejas –por corrupción, crímenes de lesa humanidad, traición a la patria, y un largo etc.

Para que mi sueño se haga realidad yo tengo que obligar a Maduro y compañía a aceptar una rendición incondicional. Esto solo es posible si cuento con un poder avasallante y/o total sobre mi contraparte. Cuando despierto del sueño, me doy cuenta que en este momento el control de las armas lo tiene el gobierno, en vista del apoyo que reciben del alto mando militar. Esto significa que, en principio, estoy obligado a negociar una salida del conflicto bajo ciertos términos y condiciones.

Esa realidad adversa me enfrenta a un dilema inmediato, para que salgan del poder y dejen al país vivir en paz, debo garantizarles un salvoconducto, aún en contra de mi descomunal anhelo de justicia. Sin embargo, es importante enfatizar que todos los estudios de opinión que he leído indican que la mayoría de los venezolanos no tienen este dilema. La gente no está buscando culpables o vengadores (aparentemente aprendimos la lección, gracias a Dios) sino ¡soluciones!

En caso que yo no quiera negociar o sea mi contraparte quien se niegue a buscar una salida pacífica ganar-ganar, el único camino es la confrontación suma cero –o te saco o muero en el intento. El tema es que como no tengo armas de fuego, antes de armarme, lo más inmediato -en términos de costo oportunidad- es intentar poner en tres y dos la Fuerza Armada –o lo sacas o me matas defendiéndolo.

Desde luego, me niego a la idea de la confrontación. Sin embargo, si ese fuera el único recurso que deja el régimen, entonces, los ciudadanos tendrán que obligar a Maduro a dar la orden de sacar al ejército a la calles. Venezuela tendría que llegar a ese momento de quiebre, en el cual la población civil reta a una institución a decidir hacia dónde apuntar sus fúsiles.

En lo personal, preferiría una negociación, por ser la vía más civilizada, pacífica y menos traumática. Aunque sé cuál es el camino hacia la libertad si la ruta de la concertación está cerrada, sólo he pedido a mis compatriotas venezolanos salir a las calles a arriesgar sus vidas, cuando he estado al frente de esas protestas, algo que no pasará sino hasta que pueda regresar a mi país. Acá, únicamente hago el planteamiento para que cada quien asuma su propia responsabilidad y decida individualmente qué hacer.

Por otra parte, si las estadísticas sobre transiciones de los politólogos Stephan Haggard y Robert R. Kaufman son acertadas (Dictadores y Demócratas 2016), lo más probable es que la ruptura en Venezuela sea institucional -de arriba hacia abajo-, a través de una intervención militar.

En todo caso, recuerda que he planteado conjeturas y proyecciones, el futuro no está prescrito, somos nosotros quienes moldeamos los cambios. Algo que sí puedo asegurarte es que ¡Maduro está perdiendo en este momento! ¡Si se puede Venezuela!

 

La versión publicada en LaPatilla.com está disponible aquí: http://www.lapatilla.com/site/2017/05/15/hacia-donde-va-venezuela-ahora-por-claudiopedia/

Carta al Alto Mando Militar

Gadafi

Inicialmente pensé en hablarles desde mi posición como académico -estudioso de la política y del derecho-, para insistir sobre el rol que ustedes, los representantes de la Fuerza Armada Nacional, deben ejercer conforme al mandato constitucional.

Sin embargo, conociéndolos como los conozco, entendí que perdería mí tiempo si trataba de hacerlos entrar en razón, invocando los valores democráticos de derechos, deberes y justicia, plasmados en nuestra constitución.  Pedirles lealtad a tales valores, sería invitarlos a actuar como caballeros y no como lo que son. Por tal motivo, hablaré desde la moral y con los términos que ustedes entienden: la Realpolitik y la alineación con el más poderoso de turno.

En síntesis, les conviene apoyar a la oposición. De no hacerlo, tanto ustedes como sus familiares podrían terminar en la cárcel, (Dios no lo quiera) ser víctimas de la violencia, sometidos al escarnio público por varias generaciones, y con el grueso de sus fortunas en dólares congeladas. Seguir protegiendo a Maduro y a la elite civil que lo acompaña, derrumbará por completo sus planes de un retiro feliz y privilegiado.

Están consintiendo un tipo de violencia que si escala podría sacarlos del juego

Yo sé que están en una posición difícil, en medio de dos factores polarizados. Yo sé que no quieren violencia porque son ustedes quienes están ejecutando las órdenes de pacificar por la fuerza a un pueblo hambreado y cansado de humillaciones. Yo sé que no quieren más violencia porque son padres y corresponsables por los más recientes asesinatos de jóvenes disidentes, independientemente de que ustedes no deseen la muerte de estudiantes o de que no sean los autores materiales e intelectuales de tales crímenes de lesa humanidad –Léanse el artículo 7 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

El problema es que la actual elite civil que gobierna no se va a echar para atrás por motu propio. El temor de que los maten o encarcelen si salen del poder, los ha radicalizado de forma tal que están demostrando ser capaces de reprimir, torturar y matar a todo el que se atraviese, con tal de mantener esa farsa fracasada llamada revolución.

Si uno de sus cálculos es que el otro sector del país cesará su lucha, consideren la siguiente variable. Resulta que los cubanos y el cogollo chavista decidieron cogerse el país definitivamente. El desconocimiento de la Asamblea Nacional, la suspensión de elecciones y la supuesta constituyente significa que los pedazos de la torta del poder en Venezuela ya no son repartidos entre varios factores sino que ahora el control robolucionario tiene que ser total, en vista de que perdieron el apoyo popular.

¿Acaso ustedes creen que el otro grupo se va a quedar con los brazos cruzados? Les informo que esos factores políticos y económicos no se van a dejar quitar sus privilegios y tendrán que matar algunos de ellos y a los millones de venezolanos que aceptan esos liderazgos para poder hacerse del control absoluto de Venezuela. De paso, hay otra variable en contra, la del propio liderazgo chavista –desde Rodríguez Torres hasta Pedro Pérez en Amazonas- marginado por un cogollo negado a compartir el poder fuera de su círculo.

Si los militares no ponen un parado a los cubanos y a sus agentes en Venezuela, serían corresponsables de la matazón que ocurriría en el país. Les comento que, por si no lo sabían, los miles de millones de dólares que los burócratas chavistas se han robado no se comparan a los recursos económicos, nacionales e internacionales, con los que cuenta su contraparte.

Actualmente la oposición venezolana no está armada, pero si la cúpula gobernante no destranca el juego, existe el riesgo de que los sectores radicales de la oposición respondan a esa ley del embudo del gobierno, ya no con manos blancas y piedras sino con balas y bombas. Venezuela podría convertirse en Somalia o Colombia, con fuerzas paraestatales controlando partes del territorio, con autodefensas de ambos lados, defendiendo sus espacios de poder, ejecutando atentados selectivos, terrorismo y secuestros políticos.

Hay otro riesgo aún mayor e indeseable: una intervención de fuerzas extranjeras que haga caída y mesa limpia. Olvídense de H? Chí Minh y su famosa guerra asimétrica. En esta época de drones y ejércitos de mercenarios sofisticados, los líderes políticos y sus altos mandos militares nunca salen vivos. Ese es el caso reciente de Irak y Libia. Por supuesto, después queda la tierra arrasada, un estado fallido y una nación más dividida. Sin embargo, Hussein, Gaddafi, algunos miembros de sus respectivas familias y sus aliados militares no vivieron para contarlo. Venezuela tampoco es Siria o Corea del Norte, así que no se ilusionen con fuerzas rusas y/o chinas cruzando océanos para socorrer al gobiernito de Maduro.

Si hay una salida de mutuo beneficio para todas las partes

 Tienen que darse cuenta que ustedes son el verdadero poder que sostiene al gobiernito. Ellos perdieron la base popular y el apoyo mayoritario de la FAN ¿Con qué respaldo entonces podría ese cogollo emprender una guerra asimétrica? Tendrían que seguir el ejemplo de Sierra Leona y contratar un ejército privado para hacerle frente al grueso de la FAN –opuesta al régimen- y a las fuerzas desplegadas por los sectores civiles armados.

¿Quieren ustedes terminar de fracturar a la FAN? ¿No se dan cuenta que los cubanos y sus protegidos, los tienen manipulados con el psicoterror de que se si les quitan el apoyo, irían derecho a la cárcel –Diosdado diría, si saltan del barco, serán devorados por tiburones? Lamentablemente, en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Los cubanos aplicaron una táctica común en las llamadas autocracias rentistas. La literatura en ciencias políticas es densa en estos casos donde el gobierno civil hace cómplice a la cúpula militar para arraigarla al poder, pues es el factor castrense quien en definitiva puede mantener al desprestigiado dictador gobernando –básicamente ponen a los militares en cargos donde se mueva dinero para después tener maneras de chantajear.

Ante esa vieja táctica, yo les puedo garantizar que, actualmente, ustedes serían protegidos si restituyen el hilo constitucional y permiten que se hagan elecciones generales o se constituya un gobierno de transición, del cual podrían ser enlace. Todavía el agua no ha llegado al cuello y, más bien, están a tiempo de quedar como los héroes que salvaron la democracia venezolana. Con ustedes es posible negociar una amnistía de manera que no sean juzgados ni encarcelados. Entenderíamos que estaban haciéndole el aguaje al gobierno para que éste no les pusiera los ganchos. Si en Colombia y en Centroamérica se llegaron a acuerdos transicionales con factores que cometieron peores excesos, en este caso hay legitimidad para salvarlos a ustedes, porque de eso depende la paz, la gobernabilidad y el desarrollo económico de Venezuela en el corto plazo.

Al lado de los cubanos, Maduro y Diosdado ustedes tienen un pésimo futuro garantizado 

Hay otra táctica cubana que les espera. Cuando ya no sean útiles, los apartarán y usarán como chivos expiatorios. Recuerden que el gobierno siempre necesita culpables. Sabemos que Fidel siempre tuvo favoritos y que solía enamorarse políticamente de camaradas talentosos a los que luego aislaba para que no le hicieran sombra –desde Camilo Cienfuegos hasta Felipe Pérez Roque.

En Venezuela, fíjense como han terminado algunos de sus compañeros militares. Ustedes saben que el único que ha encarcelado y torturado militares, con la excusa de supuesta corrupción y otros delitos, es el gobierno, no la oposición ¿Acaso han visto ustedes a algún militar venezolano preso en Estados Unidos? La realidad demuestra que todo militar que cruzó la calle, se le garantizó su libertad y privilegios. Remítanse a los hechos y comprueben quién ofrece mejor protección de mediano y largo plazo.

Si piensan que de la mano de los cubanos, esta gente va a permanecer en Miraflores indefinidamente, reitero que los factores de poder, nacionales  e internacionales, no van a permitir que la elite que ustedes protegen se eternice en el poder, como ocurrió con los comunistas en aquella isla. Por otro lado, Venezuela no es Cuba y la época tampoco es la misma. Por ejemplo, Cuba carece de los recursos naturales y la importancia geopolítica de Venezuela. Recuerden también que Fidel liquidó a la elite de Batista. Este cogollo chavista podrá matar estudiantes pero jamás logrará eliminar a las elites políticas y económicas que se le oponen y que son, en definitiva, quienes tienen los recursos para luchar por el tiempo que sea necesario.

Les explico cuál es el mayor obstáculo que tendrán con su actual estrategia de estirar la arruga -para ver si la oposición y el resto de Venezuela se dejan meter el dedo, mientras la elite chavista y sus familiares gozan la gran vida capitalista. La analogía es la paz de Versalles, como les advertía a los líderes de ambos sectores que decidieron simular un diálogo en el 2014. Con esta pretensión de paz conveniente para un solo sector no van a aplacar la rebelión sino acumular más pólvora para el futuro cercano.

Mi mensaje final: La guerra viene a menos que ustedes la eviten. La única manera de evitarla es sacando a Maduro y a su grupo. Comprendan que ellos ya no tienen poder; el poder son ustedes. Ahora, si erróneamente piensan que Maduro está ganando y tratan de impedir la guerra neutralizando elementos del otro bando, la misma será inevitable porque ese otro sector si es un poder real en sí mismo y no depende de ustedes para mantenerse en pie de lucha. Mientras más tiempo pase, más violenta será la salida. Y en todos los escenarios violentos, la FAN tendrá un rol protagónico, con ustedes tomando la decisión final o con la intervención de otros oficiales que los sustituyan de facto. Advierto, el apoyo es ahora, no cuando pasen a retiro y no tengan comando. Guerra avisada no mata soldado… ¿Así o más claro?

Publicado en http://www.lapatilla.com/site/2017/05/12/carta-al-alto-mando-militar-por-claudiopedia/

Maduro sigue perdiendo la batalla internacional

El grande esfuerzo del gobierno por hacer frente a la fuerte presión internacional evidencia dos aspectos fundamentales: En primer lugar, a la cúpula gobernante todavía le importa la legitimidad internacional. En segundo lugar, Maduro intenta convertir esta presión en su propia versión del embargo estadounidense a Cuba.

Para un número significativo de observadores foráneos, el gobierno no había cruzado la línea autocrática hasta octubre de 2016, a pesar de los abusos de poder, la falta de independencia de poderes, el desconocimiento de la Asamblea Nacional y la existencia de presos políticos. Pensaban que como éste permitió elecciones suficientemente competitivas en 2015, se mantenía en los límites propios de un “régimen híbrido” (combinación del comportamiento democrático y autocrático).

Sin embargo, el bloqueo electoral por parte del gobierno fue la gota que derramó el vaso en la comunidad internacional. Hoy es posible observar la percepción generalizada según la cual Maduro es un dictador.

En efecto, la reticencia del gobierno en cuanto a la definición del cronograma electoral está teniendo consecuencias negativas para su imagen internacional. Se estima que cuando en Venezuela haya elecciones nuevamente, será gracias a la presión internacional.

Esa percepción es importante porque presenta la situación en su contexto real: La realización de elecciones bajo presión no significa un restablecimiento del orden democrático sino un paso adelante para un cambio de régimen necesario, por la vía pacífica. En las transiciones del autoritarismo hacia la democracia, se entiende que el gobierno no hace elecciones de buena fe o por su compromiso con la democracia, sino porque no tiene una mejor alternativa.

Por esas razones, es poco probable que el gobierno de Maduro logre lavarse la cara en el plano internacional. Esto no significa que los países desconozcan a Maduro como presidente de Venezuela, durante el tiempo que le quede en Miraflores.

¿Para qué sirve la deslegitimación internacional? Quitarle la máscara democrática al gobierno lo golpea en dónde más le duele: acceso a financiamiento internacional. Con dieciocho años de mandato chavista, los venezolanos hemos aprendido algunas lecciones, por ejemplo, ese sistema nunca pudo ni podrá superar el rentismo porque gran parte del dinero que ha recibido, se diluye en el clientelismo y la corrupción como mecanismo populista para mantenerse en el poder. Impedir que la elite gobernante continúe arraigando ese modelo pernicioso en el seno de la sociedad venezolana, es uno de los resultados positivos que muestra este proceso de deslegitimación.

Por su parte, una de las metas de los organismos multilaterales como la OEA, es escrutar a los Estados miembros en torno a su orden democrático y alertar a la comunidad internacional sobre violaciones al sistema ¿Cuál es la utilidad de la Carta Democrática Interamericana (CDI)? La CDI no fue creada para quitar y poner gobiernos. En esta coyuntura particular por la que atraviesa Venezuela, la CDI ayuda a cerrarle los espacios de maniobra al gobierno y a encarrilarlo por el camino democrático ¿Cómo? La decisión por parte de los demás Estados miembros de votar a favor o en contra del gobierno venezolano, lo confronta con el respaldo/rechazo hemisférico de medidas radicales pasadas, presentes y futuras.

También, hay que tener en cuenta que la cúpula chavista necesita mantenerse en la dinámica de la legitimidad. Esto implica la idea de venderse como demócrata. Pero esa dinámica obliga a efectuar elecciones, pues se trata de un requisito mínimo que debe honrar todo demócrata. Además, de acuerdo al calendario electoral venezolano, en el país deben realizarse elecciones este año y el próximo.

Frente a esa espada de Damocles, al gobierno no le conviene salirse de la dinámica sino que lo saquen. Por este motivo, la suspensión y/o expulsión de Venezuela de la OEA resultaría contraproducente (muy distinto al caso de Venezuela en el MERCOSUR). Tal medida podría ser otra excusa frente a la crisis económica, la suspensión indefinida de elecciones y la profundización de la represión a la disidencia.

Aunque Miraflores intente sembrar la matriz de opinión de que la no suspensión de la OEA representa un triunfo diplomático, lo cierto es que mientras la comunidad internacional, incluyendo la OEA, continúe presionando al gobierno sobre el tema electoral, Maduro sigue perdiendo en el plano internacional.

Publicado en https://www.lapatilla.com/site/2017/03/27/maduro-sigue-perdiendo-la-batalla-internacional-por-claudiopedia/