Salida de Venezuela de Pacto de San José

svdsjDesde este espacio nuevamente lamentamos la denuncia efectuada por el gobierno de Venezuela a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH). Esta intención de retiro de la CADH fue efectuada por la Cancillería el 10 de septiembre del año pasado y habría entrado en efecto el 10 de septiembre de 2013, según lo establecido en el artículo 78 de la CADH.

Ante esta situación, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, defensores de derechos humanos agrupados en otras organizaciones nacionales e internacionales, activistas, victimas, académicos y ciudadanos en general publicamos una petición por Internet, con el objeto de recabar más de diez mil firmas en expresión de nuestra inconformidad colectiva frente a lo sucedido. En este artículo parafraseo el contenido de esta petición.

En efecto, la salida de Venezuela este tratado de protección de derechos humanos es grave, ya que de forma manifiesta el gobierno venezolano está desconociendo los principios de progresividad, irreversibilidad e irrenunciabilidad de los derechos humanos consagrados en nuestra Constitución Nacional y en la CADH.

Por esa razón presentamos una comunicación ante Comisión Interamericana de Derechos Humanos (la Comisión) invitándola a solicitar una opinión consultiva a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) con respecto al régimen de retiro del Pacto de San José ya que el sistema interamericano, conformado a partir de la CADH, está pasando por un periodo de vulnerabilidad extrema a causa de esta acción temeraria por parte del Estado venezolano, lo cual, adujimos, pudiera traer como consecuencia el retiro unilateral o colectivo de los países agrupados en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

En el ámbito nacional, se introdujo una acción de nulidad de esta denuncia ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en septiembre del año pasado, la cual aún no ha sido decidida por esta instancia.

Consideramos que con esta acción del gobierno de Venezuela se debilita y cercena el derecho de petición que tienen los venezolanos de acudir a la Corte IDH en la búsqueda del amparo de sus derechos humanos, tal y como quedó consagrado en los artículos 44 de la CADH y 31 de la Constitución de Venezuela. Como resultado de lo anterior, la Corte IDH dejaría de examinar violaciones a derechos humanos cometidas por el Estado venezolano con lo cual estas violaciones quedarán impunes y las víctimas sin reparación cuando internamente el sistema judicial haya fallado en su misión de impartir justicia.

Sin embargo, reiteramos que, alternativamente, las víctimas podrán presentar sus reclamos internacionales ante la Comisión y el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Albergamos la esperanza que las autoridades recapaciten y que en un futuro, Venezuela pueda participar activamente a instancias del sistema convencional instaurado a partir del Pacto de San José.

claudioj.sandoval@gmail.com

http://www.eluniversal.com/opinion/130912/salida-de-venezuela-de-pacto-de-san-jose