Carta al Alto Mando Militar

Gadafi

Inicialmente pensé en hablarles desde mi posición como académico -estudioso de la política y del derecho-, para insistir sobre el rol que ustedes, los representantes de la Fuerza Armada Nacional, deben ejercer conforme al mandato constitucional.

Sin embargo, conociéndolos como los conozco, entendí que perdería mí tiempo si trataba de hacerlos entrar en razón, invocando los valores democráticos de derechos, deberes y justicia, plasmados en nuestra constitución.  Pedirles lealtad a tales valores, sería invitarlos a actuar como caballeros y no como lo que son. Por tal motivo, hablaré desde la moral y con los términos que ustedes entienden: la Realpolitik y la alineación con el más poderoso de turno.

En síntesis, les conviene apoyar a la oposición. De no hacerlo, tanto ustedes como sus familiares podrían terminar en la cárcel, (Dios no lo quiera) ser víctimas de la violencia, sometidos al escarnio público por varias generaciones, y con el grueso de sus fortunas en dólares congeladas. Seguir protegiendo a Maduro y a la elite civil que lo acompaña, derrumbará por completo sus planes de un retiro feliz y privilegiado.

Están consintiendo un tipo de violencia que si escala podría sacarlos del juego

Yo sé que están en una posición difícil, en medio de dos factores polarizados. Yo sé que no quieren violencia porque son ustedes quienes están ejecutando las órdenes de pacificar por la fuerza a un pueblo hambreado y cansado de humillaciones. Yo sé que no quieren más violencia porque son padres y corresponsables por los más recientes asesinatos de jóvenes disidentes, independientemente de que ustedes no deseen la muerte de estudiantes o de que no sean los autores materiales e intelectuales de tales crímenes de lesa humanidad –Léanse el artículo 7 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

El problema es que la actual elite civil que gobierna no se va a echar para atrás por motu propio. El temor de que los maten o encarcelen si salen del poder, los ha radicalizado de forma tal que están demostrando ser capaces de reprimir, torturar y matar a todo el que se atraviese, con tal de mantener esa farsa fracasada llamada revolución.

Si uno de sus cálculos es que el otro sector del país cesará su lucha, consideren la siguiente variable. Resulta que los cubanos y el cogollo chavista decidieron cogerse el país definitivamente. El desconocimiento de la Asamblea Nacional, la suspensión de elecciones y la supuesta constituyente significa que los pedazos de la torta del poder en Venezuela ya no son repartidos entre varios factores sino que ahora el control robolucionario tiene que ser total, en vista de que perdieron el apoyo popular.

¿Acaso ustedes creen que el otro grupo se va a quedar con los brazos cruzados? Les informo que esos factores políticos y económicos no se van a dejar quitar sus privilegios y tendrán que matar algunos de ellos y a los millones de venezolanos que aceptan esos liderazgos para poder hacerse del control absoluto de Venezuela. De paso, hay otra variable en contra, la del propio liderazgo chavista –desde Rodríguez Torres hasta Pedro Pérez en Amazonas- marginado por un cogollo negado a compartir el poder fuera de su círculo.

Si los militares no ponen un parado a los cubanos y a sus agentes en Venezuela, serían corresponsables de la matazón que ocurriría en el país. Les comento que, por si no lo sabían, los miles de millones de dólares que los burócratas chavistas se han robado no se comparan a los recursos económicos, nacionales e internacionales, con los que cuenta su contraparte.

Actualmente la oposición venezolana no está armada, pero si la cúpula gobernante no destranca el juego, existe el riesgo de que los sectores radicales de la oposición respondan a esa ley del embudo del gobierno, ya no con manos blancas y piedras sino con balas y bombas. Venezuela podría convertirse en Somalia o Colombia, con fuerzas paraestatales controlando partes del territorio, con autodefensas de ambos lados, defendiendo sus espacios de poder, ejecutando atentados selectivos, terrorismo y secuestros políticos.

Hay otro riesgo aún mayor e indeseable: una intervención de fuerzas extranjeras que haga caída y mesa limpia. Olvídense de H? Chí Minh y su famosa guerra asimétrica. En esta época de drones y ejércitos de mercenarios sofisticados, los líderes políticos y sus altos mandos militares nunca salen vivos. Ese es el caso reciente de Irak y Libia. Por supuesto, después queda la tierra arrasada, un estado fallido y una nación más dividida. Sin embargo, Hussein, Gaddafi, algunos miembros de sus respectivas familias y sus aliados militares no vivieron para contarlo. Venezuela tampoco es Siria o Corea del Norte, así que no se ilusionen con fuerzas rusas y/o chinas cruzando océanos para socorrer al gobiernito de Maduro.

Si hay una salida de mutuo beneficio para todas las partes

 Tienen que darse cuenta que ustedes son el verdadero poder que sostiene al gobiernito. Ellos perdieron la base popular y el apoyo mayoritario de la FAN ¿Con qué respaldo entonces podría ese cogollo emprender una guerra asimétrica? Tendrían que seguir el ejemplo de Sierra Leona y contratar un ejército privado para hacerle frente al grueso de la FAN –opuesta al régimen- y a las fuerzas desplegadas por los sectores civiles armados.

¿Quieren ustedes terminar de fracturar a la FAN? ¿No se dan cuenta que los cubanos y sus protegidos, los tienen manipulados con el psicoterror de que se si les quitan el apoyo, irían derecho a la cárcel –Diosdado diría, si saltan del barco, serán devorados por tiburones? Lamentablemente, en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Los cubanos aplicaron una táctica común en las llamadas autocracias rentistas. La literatura en ciencias políticas es densa en estos casos donde el gobierno civil hace cómplice a la cúpula militar para arraigarla al poder, pues es el factor castrense quien en definitiva puede mantener al desprestigiado dictador gobernando –básicamente ponen a los militares en cargos donde se mueva dinero para después tener maneras de chantajear.

Ante esa vieja táctica, yo les puedo garantizar que, actualmente, ustedes serían protegidos si restituyen el hilo constitucional y permiten que se hagan elecciones generales o se constituya un gobierno de transición, del cual podrían ser enlace. Todavía el agua no ha llegado al cuello y, más bien, están a tiempo de quedar como los héroes que salvaron la democracia venezolana. Con ustedes es posible negociar una amnistía de manera que no sean juzgados ni encarcelados. Entenderíamos que estaban haciéndole el aguaje al gobierno para que éste no les pusiera los ganchos. Si en Colombia y en Centroamérica se llegaron a acuerdos transicionales con factores que cometieron peores excesos, en este caso hay legitimidad para salvarlos a ustedes, porque de eso depende la paz, la gobernabilidad y el desarrollo económico de Venezuela en el corto plazo.

Al lado de los cubanos, Maduro y Diosdado ustedes tienen un pésimo futuro garantizado 

Hay otra táctica cubana que les espera. Cuando ya no sean útiles, los apartarán y usarán como chivos expiatorios. Recuerden que el gobierno siempre necesita culpables. Sabemos que Fidel siempre tuvo favoritos y que solía enamorarse políticamente de camaradas talentosos a los que luego aislaba para que no le hicieran sombra –desde Camilo Cienfuegos hasta Felipe Pérez Roque.

En Venezuela, fíjense como han terminado algunos de sus compañeros militares. Ustedes saben que el único que ha encarcelado y torturado militares, con la excusa de supuesta corrupción y otros delitos, es el gobierno, no la oposición ¿Acaso han visto ustedes a algún militar venezolano preso en Estados Unidos? La realidad demuestra que todo militar que cruzó la calle, se le garantizó su libertad y privilegios. Remítanse a los hechos y comprueben quién ofrece mejor protección de mediano y largo plazo.

Si piensan que de la mano de los cubanos, esta gente va a permanecer en Miraflores indefinidamente, reitero que los factores de poder, nacionales  e internacionales, no van a permitir que la elite que ustedes protegen se eternice en el poder, como ocurrió con los comunistas en aquella isla. Por otro lado, Venezuela no es Cuba y la época tampoco es la misma. Por ejemplo, Cuba carece de los recursos naturales y la importancia geopolítica de Venezuela. Recuerden también que Fidel liquidó a la elite de Batista. Este cogollo chavista podrá matar estudiantes pero jamás logrará eliminar a las elites políticas y económicas que se le oponen y que son, en definitiva, quienes tienen los recursos para luchar por el tiempo que sea necesario.

Les explico cuál es el mayor obstáculo que tendrán con su actual estrategia de estirar la arruga -para ver si la oposición y el resto de Venezuela se dejan meter el dedo, mientras la elite chavista y sus familiares gozan la gran vida capitalista. La analogía es la paz de Versalles, como les advertía a los líderes de ambos sectores que decidieron simular un diálogo en el 2014. Con esta pretensión de paz conveniente para un solo sector no van a aplacar la rebelión sino acumular más pólvora para el futuro cercano.

Mi mensaje final: La guerra viene a menos que ustedes la eviten. La única manera de evitarla es sacando a Maduro y a su grupo. Comprendan que ellos ya no tienen poder; el poder son ustedes. Ahora, si erróneamente piensan que Maduro está ganando y tratan de impedir la guerra neutralizando elementos del otro bando, la misma será inevitable porque ese otro sector si es un poder real en sí mismo y no depende de ustedes para mantenerse en pie de lucha. Mientras más tiempo pase, más violenta será la salida. Y en todos los escenarios violentos, la FAN tendrá un rol protagónico, con ustedes tomando la decisión final o con la intervención de otros oficiales que los sustituyan de facto. Advierto, el apoyo es ahora, no cuando pasen a retiro y no tengan comando. Guerra avisada no mata soldado… ¿Así o más claro?

Publicado en http://www.lapatilla.com/site/2017/05/12/carta-al-alto-mando-militar-por-claudiopedia/

Advertisements

Entre el poder y la democracia

sapiens

¿Por qué los seres humanos dominan este planeta? En su libro “Sapiens (De Animales A Dioses): Breve Historia de la Humanidad”, el historiador Yuval Noah Harari afirma que el hombre (Homo sapiens) pasó de ser un insignificante primate de la sabana africana, hace setenta mil años atrás, al depredador más poderoso del reino animal en la actualidad, gracias a dos características distintivas: i. su capacidad de inventar realidades objetivamente intangibles (como las religiones, por ejemplo); y ii. nuestro flexible método de cooperación, numéricamente insuperable por otros seres vivos.

Aunque un chimpancé en la selva podría tener mayor probabilidad de supervivencia que cualquiera de nosotros, en el plano individual (uno a uno), la fortaleza humana radicaría en el nivel de cooperación entre personas que, sin conocerse directamente, reman hacia una misma dirección, como consecuencia de nuestros sistemas de creencias. Así por ejemplo, mientras ese chimpancé salvaje jamás daría una banana a cambio de dinero o para ganarse su puesto en el paraíso eterno, millones de humanos intercambian dinero por cambures y promesas de salvación después de la muerte (el famoso diezmo).

La esencia del poder

La fuente del poder humano es su ilimitada imaginación. El poder definitivo nace de la percepción colectiva. La diferencia entre un simple trozo de papel y un billete de 100 es el valor asignado a este último, considerado colectivamente como un instrumento financiero. La fuerza motivadora del hombre se nutre de historias, suficientemente creíbles, que logran asociar múltiples esfuerzos en pro de un beneficio común.

¿Qué hace a una persona más poderosa que otra? Su capacidad de vender historias creíbles ¿Por qué los abogados -equivalente actual del hechicero tribal de la antigüedad- suelen ser personas influyentes? Esto se debe a que, con su magia moderna, los juristas inventan ficciones legales, es decir, realidades imaginarias que los demás miembros de la sociedad creen en mayor o menor medida.

Estas ficciones las llamamos contratos, empresas, mercado de capitales, comercio electrónico, sentencias judiciales, sanciones administrativas, leyes, etc. Las personas, entidades y países más poderosos de nuestra historia han sido los creadores de constructos sociales profundamente arraigados en la humanidad, posteriormente convertidos en valores o patrones culturales.

Las condiciones primitivas reinstauradas por el chavismo

En su estado natural, el hombre usualmente accede al poder como cualquier otro animal en su manada: combate contra otros aspirantes a punta de manotazos, patadas y mordiscos, en una especie de selección natural dentro de la esfera social, donde los vencedores terminan siendo considerados como jefes.

En sociedades que carecen de orden constitucional y se rigen bajo la ley del más fuerte, el poder no lo detenta quién lo merece en términos de apoyo popular, sino el líder más apto o mejor adaptado a este medio ambiente hostil. Con la democracia, el Homo sapiens abandona esa práctica de fuerza y violencia, sustituyéndola por el voto como medio de expresión pacifica de las mayorías.

En Venezuela, la intención del chavismo de perpetuarse en el poder indefinidamente, sin el respaldo mayoritario de los venezolanos, constituye una invitación directa a volver al pasado, incita a la violencia como medio de acceso al poder y genera la radicalización de adversarios políticos, frente a la violación de sus derechos políticos y a la imposibilidad fáctica de alcanzar el poder por los canales regulares de una democracia inexistente (el gobierno los inhabilita, los persigue, tortura, encarcela con casos inventados, no reconoce sus cargos, monta autoridades paralelas, y sabotea y suspende procesos electorales, por mencionar algunas transgresiones).

El que no es peón que no se alquile

Por esa razón, la declaratoria de abandono del cargo de Nicolás Maduro por parte de la Asamblea Nacional (hasta ahora un acto simbólico), se enfoca en el meollo del asunto ¿Por qué? la traba de la oposición no radica en la legalidad de sus actos sino en su aptitud. Con esa medida, la oposición se auto-impuso la carga de demostrar que realmente representa la opción de cambio ¿Cómo lo demostraría? Convirtiendo lo simbólico en realidad (en el constructo social predominante), es decir, la AN, negociando y respaldada en las calles por sus electores, deberá persuadir a los demás poderes del Estado (particularmente a los poderes ejecutivo, judicial, electoral y militar) a acatar sus decisiones.

Ahora bien ¿serán capaces la AN y la MUD de doblegar al chavismo este año 2017 o, por el contrario, mantendrán el comportamiento observado en el 2016 -post 6D-, donde a pesar de haber ganado un importante round político, se dejaron padrotear por el chavismo, optando por meter la cola entre las piernas?

Publicado originalmente en http://www.lapatilla.com/site/2017/01/16/claudio-j-sandoval-entre-el-poder-y-la-democracia/

La farsa electoral del 2017

farsa_electoral

El chavismo estará sometido a la presión electoral en el 2017. Sabemos que durante quince años, la revolución chavista se relegitimó a través del mecanismo electoral, aprovechando su control sobre el Consejo Nacional Electoral (CNE) para celebrar elecciones de toda índole y alardear local e internacionalmente sobre su presunto talante democrático.

Pero habiéndose convertido oficialmente en minoría inequívoca el 6D, el gobierno decidió entonces quitarse la máscara democrática y secuestrar indefinidamente la ruta electoral, principal medio de expresión con el que cuentan los ciudadanos a la hora de manifestar su voluntad en los asuntos públicos de la nación -concretamente, el chavismo saboteó el referendo revocatorio y suspendió las elecciones regionales en el 2016.

La piña bajo el brazo   

No obstante, el presidente Nicolás Maduro podría estar observando que resulta prácticamente improbable, cualquier intento de maquillar la reputación de su gobierno, sin el matiz electoral. Con el agravante de que hasta las dictaduras más férreas montan sus teatros periódicamente y efectúan elecciones. Cuba y Zimbabue ejemplifican dicha práctica.

A diferencia del referendo revocatorio y de la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, donde la carga inicial recae en terceros y hay más espacios para meter una cabra, las elecciones regionales y la elección presidencial del 2018 operan de oficio, no admiten excusas ni del gobierno ni de su CNE.

Ante el cambio de circunstancia del 2017 (condicionado a la definición de un calendario electoral, llueva, truene o relampaguee), el gobierno está buscando la manera de armar un mamotreto que muestre la imagen de un cambio pero sin cambio real.

Nuevas elecciones parlamentarias

Y es bajo este contexto que el presidente Maduro recientemente lanzó la tesis de la autodisolución de la Asamblea Nacional. A diferencia del fujimorazo, el madurazo convocaría una elección perentoria que permita vender la idea de que en Venezuela hay democracia -porque se hicieron elecciones parlamentarias- y así promocionar al chavismo como los buenos de la película, los restauradores de un orden constitucional violado por diputados opositores que usurparon funciones legislativas.

La sustitución de las elecciones regionales por otras elecciones, mantendría intacto el balance de poder de facto en el ámbito nacional, estadal y municipal. Por su parte, el gobierno podría distraer la atención sobre el problema real, a saber: una crisis de gobernabilidad causada por la incapacidad del presidente Maduro para ejercer el cargo y el agotamiento irreversible de la propuesta socio-económica y política chavista.

¿Buenas noticias?

Cualquiera sea la elección que el gobierno pretenda estructurar, el chavismo sabe que está manipulando un arma de doble filo. La posibilidad de que ocurra un cambio este año puede cristalizarse de carambola, a través de un proceso electoral, particularmente, en caso de que el gobierno intente o haga un fraude masivo.

De mantenerse o empeorar la crisis económica, la volatilidad social continuaría aumentando e incluso, la situación podría írsele de las manos al presidente Maduro. Cualquier triquiñuela pre o poselectoral comporta el riesgo de generar un tipo de desobediencia legítima en Caracas que haría insostenible la permanencia del régimen actual.

Ante un escenario electoral fraudulento y un colectivo rebelado por los cuatro costados, la cúpula militar tendría que decidir si conspira en contra del sentir mayoritario de la Fuerza Armada de no masacrar a sus conciudadanos o prefiere apoyar a la elite gobernante de turno. Partiendo de la experiencia más reciente, el 6D, da la impresión que los generales no se van a echar ese cacho de agua y se adaptarían a la posición pro-ciudadana de sus compañeros de armas.

Así las cosas, el tema electoral en el 2017 luce como una farsa de ambos sectores políticos, donde uno pretendería usarlo de fachada para relegitimarse en el poder y neutralizar adversarios políticos, mientras que el otro grupo lo estaría viendo como un atajo a su ascenso a Miraflores.

Finalmente, usted, que está en el medio de todo esto, eventualmente le tocará decidir a quién apoyar, si es que todavía se encuentra indeciso… Creo que, en todo caso, lo importante es asumir una posición, asistiendo a la función teatral de su preferencia pero a conciencia, sin dejarse manipular con ofertas engañosas o creyendo en pajaritos preñados…

Publicado originalmente en http://www.lapatilla.com/site/2017/01/09/la-farsa-electoral-del-2017-por-claudio-sandoval/

Lo que debes saber sobre la salida de Maduro

saber_salida_maduro

Hablemos claro y raspao, el cambio en Venezuela sólo puede ocurrir por dos vías: por las buenas o por las malas. El primer camino tiene que ver con la salida electoral, mientras que el segundo presenta muchas variantes, incluyendo la renuncia del presidente y la intervención militar.

Bájese de esa nube

Si no estás armado, tampoco quieres ir a Miraflores a echarte tiros con los colectivos, el hampa y la guardia de honor –que no son mochos y defenderían lo suyo de la única manera que saben hacerlo-, entonces te conviene apostar por la salida electoral y/o ser testigo de una potencial intervención militar.

En cuanto al camino electoral, éste no se encuentra garantizado y probablemente estará minado de obstáculos nada pacíficos.

– ¿Pero por qué asumes eso si la constitución establece que el periodo presidencial es de seis años y, por lo tanto, deben celebrarse elecciones en el año 2018?

– Si la letra de nuestra carta magna se respetara, entonces hoy Nicolás Maduro no sería presidente de Venezuela e igualmente se hubieran realizado los comicios regionales. Pero en vista de que el Chavismo iba a perder en ambos procesos electorales, optó por el sabotaje constitucional. La realidad es que Venezuela tiene un sistema disfuncional que degeneró en cleptocracia y provocó la actual distorsión del orden democrático.

Esto significa que el CNE no luce animado a ejecutar el calendario electoral de oficio, sino que esta vez el que quiera elecciones, tendrá que conquistarlas en la calle. En consecuencia, la apuesta electoral involucrará un sacrificio adicional que pudiera canalizarse en forma de protestas pacíficas para meterle presión al Chavismo.

Ahora bien, ten en cuenta que en todo lugar donde se ha implementado la lucha no violenta, ésta suele generar violencia porque las fuerzas de seguridad del Estado y sus grupos paramilitares reprimen a manifestantes desarmados y violan sus derechos humanos.

Agitar a la gente para pedir la renuncia de Maduro es un error

Cuando nos ubicamos en el tiempo y espacio correcto (año 2017), concluimos que si el presidente renuncia durante el cuarto año de su periodo, el esperado cambio no ocurrirá porque el Chavismo continuaría gobernando hasta diciembre de 2018, de acuerdo al artículo 233 de la constitución venezolana (el cual acatarían irrestrictamente porque les favorece).

A diferencia de Chávez, Nicolás Maduro no es el mandamás interno sino el principal representante de un grupo de co-gobernantes que incluye a Diosdado Cabello, al PSUV, la familia Chávez, Jorge Rodríguez, Aristóbulo Istúriz, etc. Es decir, técnicamente salir del presidente Maduro debería ser igual a sacar al Chavismo del poder ejecutivo, para dar oportunidad a líderes capaces de reconstruir un país llevado a la ruina, en todas sus acepciones.

El orden de la bota

Los militares han tenido un papel preponderante en los cambios políticos del país y lo seguirán teniendo en el futuro cercano. En respuesta a la imponderable militar (¿cómo y cuándo actuarán en contra del gobierno, si es que lo hacen?), hay formadores de opinión que sostienen la tesis de una intervención preventiva ante la inminente hecatombe que comportaría el caos de Ciudad Bolívar esparcido en Caracas.

En otras palabras, frente la tesis de intervención militar ex post facto –que salgan primero los civiles a la calle y cuando nos den la orden de reprimir, tenemos legitimidad para revelamos y prevenir una masacre-, se antepone esta idea de ahorrarle a los ciudadanos el represivo camino de la lucha no violenta. Bajo tal postura, se cree que el Chavismo no renunciará al poder por la vía democrática sino a través de la confrontación violenta. De manera que resulta innecesario exponer las vidas de civiles desarmados a la merced de grupos oficialistas violentos, cuando los únicos que pueden poner orden son las Fuerzas Armadas, en sintonía con el sentir popular que se opone a la permanencia del actual gobierno chavista.

– Pero la estás poniendo muy difícil ¿que nos coma el tigre entonces? Mi mensaje es que quién vive de ilusiones muere de desengaño y perro cobarde no hace perritos. En el 2017 ni la MUD ni la sociedad civil tienen mayor chance de producir cambios políticos tangibles durante el año. Los únicos capaces de hacer un corte de raíz en la estructura del Poder Público serán los militares. Pero eso no depende de ti, mucho menos las probabilidades de éxito de ese escenario, que, quizás, tampoco apoyarías.

Recomiendo no perder el tiempo en protestas que busquen la renuncia de Maduro. Si crees que el Chavismo puede salir por las buenas, trata de enfocarte en la definición del calendario electoral. Si piensas que esto solo puede resolverse por las malas, mide muy bien tu riesgo y recuerda que en pelea de burros, no se meten los pollinos ¿Comprendes por qué Maduro aún sigue en Miraflores? No es fácil ¿verdad? ¡Feliz año!

Publicado originalmente en http://www.lapatilla.com/site/2016/12/26/claudio-j-sandoval-lo-que-debes-saber-sobre-la-salida-de-maduro/

Reflexiones tras la condena de Leopoldo López

La sentencia en contra de Leopoldo López vuelve a encender las alarmas nacionales e internacionales sobre la falta de independencia del poder judicial venezolano.

Este es un problema esencialmente sistémico que engloba a los factores político, moral, penitenciario, económico y educativo.

En Venezuela, la sujeción del sistema de justicia al poder político es histórica. Quizás, la mayor farsa montada hasta ahora haya sido el juicio contra Carlos Andrés -presidente en ejercicio para ese entonces-, con el objetivo de liquidarlo políticamente, como en efecto ocurrió. Lo que devino después de eso, hoy se está pagando con creces.

Como abogado co-defensor de presos políticos (ad honorem), creo tener un conocimiento de primera fuente de lo que rodea el sistema de justicia, incluyendo los intentos de extorsión por parte de funcionarios corruptos, amenazas de muerte, torturas, Sebin, los moto taxistas suicidas -que son los únicos que pueden sortear el tránsito capitalino durante traslados imprevistos de tu defendido, el llanto inconsolable de familiares luego de conocer decisiones injustas, empeorado por el desgaste físico, tras largas esperas nocturnas -a veces solitarias-, en un Palacio de Justicia hostil, donde el hampa común y motorizados se aposentan, cual buitres deseosos de despojar lo que quede de humanidades ya destruidas.

Nadie puede esperar que los derechos de Leopoldo López se respeten, si la Juez que conocía la causa, consintió la violación de sus propios derechos humanos -En mi condición de caballero, sería incapaz de ahondar en detalles.

Tal vez es por eso y porque defiendo derechos humanos que siento compasión por ella, cuando recuerdo su tragedia.

La historia de esta Juez y de la Venezuela actual, es la historia de la decadencia moral de una sociedad victima y victimaria de su propia desdicha.

Solicitud en torno al Régimen de Denuncia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos / Nota de Alerta sobre la Denuncia consignada por la República Bolivariana de Venezuela

Descargar escrito de solicitud aquí.

Descargar Nota de denuncia del Estado Venezolano aquí.

Descargar acuse de recibo por parte de la Comisión Interamericana de nuestro escrito de solicitud aquí.

Descargar respuesta de la Comisión Interamericana sobre nuestra solicitud aquí.

CiberActivismo para Campañas Electorales

¿Qué Hacer Para APORTAR En Las Elecciones Y Cómo Hacerlo?

 

Hola, te invito a activarte por Venezuela rumbo a las elecciones del 14 de abril (en los siguientes vinculos):

Para ver la información haz clic aquí 

Por favor, contribuye con la difusión de este mensaje por la activación y concientización ciudadana, reenviando este correo y a través de las redes sociales.

En Twitter o Facebook (Copiar y pegar lo siguiente):

“CiberActivismo para Campañas Electorales” http://youtu.be/pSi5NmSoMJs

¿Quieres ser cibervoluntario en esta campaña? Es fácil, sigue las instrucciones > http://ow.ly/jE2LM

Gracias,
Claudio