Venezuela: ruidos y variables sobre el cambio por @Claudiopedia

Venezuela-Francisco-Rizquez-18.jpgfoto: Francisco Rizquez

¿A quién no le gustaría ver la masificación de la protesta como en el pasado, con millones de venezolanos marchando pacíficamente en el oeste de Caracas? Aunque la mayoría de la población venezolana quiere cambio, la falta de asistencia masiva en algunas protestas obedece a un factor fundamental.

El régimen aprendió la lección y está usando una táctica muy efectiva para desmasificar. Con la represión y generación de violencia –vía GNB, colectivos e infiltrados- la autocracia espanta a muchos manifestantes e intenta deslegitimar la causa.

A mayor represión en protestas no-violentas, mayor probabilidad de reacciones violentas puntuales. Por esa razón, la oposición no puede controlar episodios incivilizados propiciados por la represión. Cuestionar a la oposición sobre este particular sería como plantear que es el mercado negro el que debe bajar precios frente a la escasez y los controles. Ni Gandhi, ni Mandela, ni Martin Luther King Jr. lograron contener focos violentos.

Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella

La no-violencia y la masificación de las protestas no son variables inmutables de toda transición exitosa.  Supeditar el cambio a estas dos variables es como poner todas nuestras esperanzas en una potencial renuncia voluntaria de Nicolás Maduro-Emparan. Pienso que no tiene mayor sentido encasillarse en escenarios deterministas o ideales.

Por un lado, estudios recientes sugieren que el éxito de una campaña de cambio de régimen depende más de su efectividad que de su naturaleza -no promovemos la violencia sino la honestidad intelectual. Por su parte, las jornadas de protesta durante la transición chilena no fueron multitudinarias, más bien segmentadas. Esto no sólo contradice el carácter infalible de una de las variables, también demostraría que los conflictos se ganan con recursos disponibles, no con deseos.

Ante la dificultad inducida de masificar, apostaría a la resistencia proactiva-pacifista de la vanguardia, que fatigue, desmoralice y divida al contrario en las instancias interna, institucional e internacional. Cada vez que converjan esos tres elementos, el punto de ruptura podría ocurrir.

Como muestra un botón, el Ministro de la Defensa, Padrino López, acaba de reconocer públicamente que la GNB ha cometido atrocidades en las protestas. Esto no sólo evidencia el inocultable malestar del ejército al respecto, también trasluce divisiones y rivalidades en la propia Fuerza Armada. Un segundo aspecto destacable es la confirmación por parte de otra institución –además del Ministerio Público-, acerca del uso desproporcionado de la fuerza en contra de civiles. A confesión de parte, relevo de pruebas…

A la fecha, las protestas presentan un balance general positivo y están contribuyendo a elevar el costo político de las medidas de la dictadura. El principal reto de sustentabilidad no es ni la masificación ni los conatos de violencia aislada –que condeno rotundamente- sino la resistencia en sí –cuánto tiempo estamos dispuestos a permanecer en la calle bajo represión deliberada y sistemática.

Prospectivamente, esta crisis aumenta el riesgo de un escenario donde los cerros bajan en Caracas y se fusionan con la vanguardia opositora. Si fuera el caso, no sólo ocurriría un fenómeno de masificación, también me temo que la estampida no será para hacer vigilia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s