Siria, el país que no será

spqsEl ataque con armas químicas en las cercanías de Damasco el pasado del 21 agosto no sólo dejó 1400 civiles sin vida, entre ellos niños inocentes, también, cual tambor de guerra, aceleró el ritmo a paso redoblado de lo que pudiera convertirse en un inminente conflicto armado internacional, si se concretara la intervención bélica, pública y directa de Estados Unidos y los aliados de ambas partes.

Hechos admitidos y controvertidos

Tanto el Kremlin como Saadat Abad y el propio Palacio Tesheen reconocen dos verdades: por una parte Siria tiene armas químicas y, por otra, en el transcurso de la guerra se ha utilizado este tipo de armamento indiscriminadamente.

Y aunque el presidente Obama acusó al actual gobierno sirio de haber cometido este crimen en contra de su propio pueblo, el presidente Al Asad insiste que los rebeldes fueron realmente los perpetradores de la masacre.

La salida diplomática

El acuerdo alcanzado entre el diplomático estadounidense John Kerry y su homologo ruso Sergei Lavrov, el viernes 13 de septiembre, sobre la destrucción y/o evacuación total del arsenal químico sirio para mediados del próximo año, tiene futuro en la medida que exista la voluntad real del gobierno árabe de cooperar en esta dirección y dependiendo del desenlace de esta crisis a instancias de Naciones Unidas (ONU).

En Israel la propuesta no ha sido bien recibida y se denuncia que Siria está ganando tiempo con el propósito de esconder su arsenal, destruirlo y/o colocarlo parcialmente en lugares estratégicos para ser utilizado en caso de materializarse la intervención extranjera.

El informe de los expertos de la ONU

El mismo día que tuvo lugar el pacto ruso-estadounidense en respuesta a la matanza, el Secretario General de la ONU, embajador Ban Ki-moon, adelantó conclusiones del informe y acusó al mandatario sirio de cometer “numerosos crímenes contra la humanidad […]”. Entre líneas es posible leer que, internamente, la ONU está dispuesta a llevar el asunto hasta las últimas consecuencias, sin que deba descartarse su sometimiento ante el Consejo de Seguridad a fin de examinar una acción militar colectiva, de conformidad con lo previsto en el capítulo VII de la carta de la ONU.

Conclusiones y pronóstico

1.       A diferencia del derrocamiento de Hussein, no existe duda que el gobierno sirio posee arsenal químico y que en su país se han usado recientemente armas químicas en contra de combatientes y civiles.

2.       El manejo de armamento químico por los Estados se encuentra ampliamente regulado y su uso contra la población civil está absolutamente prohibido por el Derecho internacional. Incluso, cualquier agresión química efectuada por grupos armados fuera del control gubernamental genera la responsabilidad del Estado. La imposibilidad de las autoridades sirias de prevenir violaciones masivas de los derechos humanos en su jurisdicción hace recaer la responsabilidad [obligación] de proteger a la población civil en manos de la comunidad internacional quien podría intervenir legítimamente en el conflicto con el objeto de contribuir a restablecer la paz y seguridad en Siria.

3.       Con su proactiva participación en la hoja de ruta alternativa comentada en líneas precedentes, Rusia continua ratificando dos intereses geopolíticos prioritarios: en primer lugar, quiere evitar la situación de Afganistán, es decir, tener al adversario apuntándole desde el patio trasero; en segundo lugar, la deposición de Al Asad reduciría su cartera de aliados en la región. Subsidiariamente, la salida diplomática, previa publicación del informe de expertos de la ONU y de hechos desconocidos, le permitiría a Moscú lavarse las manos elegantemente en caso de verse obligado a no ejercer el derecho de veto en la ONU para impedir medidas contra el gobierno de Siria.

4.       La diplomacia de micrófono ejercida por Estados Unidos y Siria indica que ambos países están comprando tiempo en la espera de poder resolver asuntos internos. La Casa Blanca no solo necesita el apoyo del congreso, que ha abogado por el agotamiento de los mecanismos pacíficos, igualmente debe definir los términos de la potencial operación, como por ejemplo, quienes participarían en los despliegues terrestres de control del poder y de búsqueda del arsenal químico y, finalmente, cómo neutralizar la inminente respuesta armada de Irán. Ahora, Damasco está consciente que la amenaza estadounidense no es disuasiva por lo que le conviene prolongarla para apertrecharse mientras se abren otros caminos alternos.

5.       La situación histórica de Siria hace pensar que el país se fragmentará, con un sur independiente y los Altos del Golán anexados a Israel.

6.       Si bien la coyuntura siria pudiera ser evaluada como un estado guerra absoluta, según Clausewitz, es menester exhortar a las partes combatientes a deponer las armas y a negociar una administración del poder conjunta, inédita y adaptada a la realidad socio-política de la nación árabe.

claudioj.sandoval@gmail.com

http://www.eluniversal.com/opinion/130919/siria-el-pais-que-no-sera

Salida de Venezuela de Pacto de San José

svdsjDesde este espacio nuevamente lamentamos la denuncia efectuada por el gobierno de Venezuela a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH). Esta intención de retiro de la CADH fue efectuada por la Cancillería el 10 de septiembre del año pasado y habría entrado en efecto el 10 de septiembre de 2013, según lo establecido en el artículo 78 de la CADH.

Ante esta situación, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, defensores de derechos humanos agrupados en otras organizaciones nacionales e internacionales, activistas, victimas, académicos y ciudadanos en general publicamos una petición por Internet, con el objeto de recabar más de diez mil firmas en expresión de nuestra inconformidad colectiva frente a lo sucedido. En este artículo parafraseo el contenido de esta petición.

En efecto, la salida de Venezuela este tratado de protección de derechos humanos es grave, ya que de forma manifiesta el gobierno venezolano está desconociendo los principios de progresividad, irreversibilidad e irrenunciabilidad de los derechos humanos consagrados en nuestra Constitución Nacional y en la CADH.

Por esa razón presentamos una comunicación ante Comisión Interamericana de Derechos Humanos (la Comisión) invitándola a solicitar una opinión consultiva a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) con respecto al régimen de retiro del Pacto de San José ya que el sistema interamericano, conformado a partir de la CADH, está pasando por un periodo de vulnerabilidad extrema a causa de esta acción temeraria por parte del Estado venezolano, lo cual, adujimos, pudiera traer como consecuencia el retiro unilateral o colectivo de los países agrupados en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

En el ámbito nacional, se introdujo una acción de nulidad de esta denuncia ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en septiembre del año pasado, la cual aún no ha sido decidida por esta instancia.

Consideramos que con esta acción del gobierno de Venezuela se debilita y cercena el derecho de petición que tienen los venezolanos de acudir a la Corte IDH en la búsqueda del amparo de sus derechos humanos, tal y como quedó consagrado en los artículos 44 de la CADH y 31 de la Constitución de Venezuela. Como resultado de lo anterior, la Corte IDH dejaría de examinar violaciones a derechos humanos cometidas por el Estado venezolano con lo cual estas violaciones quedarán impunes y las víctimas sin reparación cuando internamente el sistema judicial haya fallado en su misión de impartir justicia.

Sin embargo, reiteramos que, alternativamente, las víctimas podrán presentar sus reclamos internacionales ante la Comisión y el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Albergamos la esperanza que las autoridades recapaciten y que en un futuro, Venezuela pueda participar activamente a instancias del sistema convencional instaurado a partir del Pacto de San José.

claudioj.sandoval@gmail.com

http://www.eluniversal.com/opinion/130912/salida-de-venezuela-de-pacto-de-san-jose