Bienvenido al 2002

“De la brecha electoral depende la paz de Venezuela.” Nicolás Maduro.
I

Si asumimos sin chistar que los más recientes resultados electorales oficiales son fidedignos e incuestionables, entonces la siguiente data cuantitativa y cualitativa arrojada también es irrefutable, a saber:

El chavismo va palo abajo. La historia electoral evidencia el sostenido decrecimiento del chavismo en contraste con el crecimiento sustancial de la disidencia. En otras palabras, el chavismo que alcanzó casi 8.2 millones de votos en octubre de 2012 (55,07%) ahora cuenta con 7.6 millones de votos a su favor (50,75%), es decir, perdió pueblo, 632 mil personas que en esta ocasión no votaron por esta tendencia. En suma, el nivel de abstención combinado con el universo electoral y el nuevo techo opositor sugiere que el grueso de esos 632 mil “electores” migraron, dejando de ser chavistas para convertirse en opositores.

El radicalismo es impopular. De acuerdo a las encuestadoras avaladas, publica, notoria y comunicacionalmente por los chavistas, Maduro arrancó esta campaña con más de 20 puntos de ventaja. El monitoreo (tracking) de estas mismas encuestadoras mostraron la tendencia en picada e irreversible de la popularidad de Maduro, quien perdía entre 2 y 4 puntos porcentuales por discurso. En la medida que el chavismo cubano sin Chávez mantenga el mismo mensaje radical seguirá perdiendo “electores”, lo cual traduce técnicamente que, frente a la brecha (menos de 2 puntos) y en razón de su discurso encendido y excluyente del domingo pasado, Maduro hoy es minoría.

No hay nada que Chávez pueda hacer. ¿“Chávez lo juro mi voto es pa Maduro”? El liderazgo del actual presidente no levanta vuelo; ni siquiera usando la imagen y legado del jefe eterno de la revolución. El chavismo cubano sin Chávez no está contento con las resultas. El comandante, a través de su invocación simbólica, hizo todo lo que estuvo a su alcance para salvar la pírrica victoria oficial. Caramba, si en términos de fidelidad, esa fue la influencia de Chávez a menos de dos meses de fallecido ¿qué puede esperarse cuando pase el luto? Desafortunadamente, Nicolás sólo puede aspirar a administrar su caída libre y, con ésta, el desmoronamiento de la herencia legada. Quizás, como nunca antes, la revolución enfrenta una fragilidad equivalente a la de su nuevo líder que intenta gobernar con, nada más y nada menos, que la mitad del pueblo en contra (49%).

II

La patria de los alzados

Al presidente Antonio Guzmán Blanco se le atribuye la célebre frase “Venezuela es un como un cuero seco, si lo pisas de un lado se levanta del otro.” En este país, la moda de acceso al poder siempre ha sido la defenestración. A la fecha, todos los gobiernos republicanos de esta nación descienden de un golpe de estado o, al menos, de una intentona subversiva. Desde esta perspectiva, los gobiernos exitosos fueron aquellos que no se dejaron tumbar. Dentro de este grupo puedo mencionar, aleatoriamente, al gomezismo que, con su ejército moderno, sometió a los últimos hombres a caballos. El puntofijismo también resistió innumerables rebeliones, incluyendo el carupanazo, el porteñazo, las guerrillas, el caracazo y las intentonas golpistas del 92. Más recientemente, el gobierno de Chávez logró sobrellevar catorce años de ofensiva cívico-militar en su contra, paros, marchas, guarimbas e, incluso, hasta un golpe de estado.

Particularmente, en el año 2002 la revolución chavista debió confrontar esta constante histórica venezolana, una realidad, por cierto, que el chavismo cubano sin Chávez no podrá evadir.

Escenarios de ingobernabilidad

1. Explosión social. La delicada situación económica de Venezuela, con su alto costo de la vida, puede detonar un nuevo caracazo.

2. Rebelión política interna. El riesgo de colapso del proyecto a causa del insatisfactorio desempeño de Maduro, podría ocasionar su sustitución por otro camarada y entrega del cargo, conforme a las formalidades (in)constitucionales que correspondan.

3. Desobediencia política externa. Maduro deberá hacer frente a movilizaciones, cacerolazos, huelgas y otras formas de protesta de la disidencia.

Por los vientos que soplan, estoy olfateando que a Maduro posiblemente sus aliados le quiten el apoyo, ante el peligro inminente de que su fracaso como líder haga perder definitivamente lo que ellos consideran como el legado de Chávez. Será un asunto de “timing político” ya que siempre resultará difícil para los otros aspirantes contradecir el testamento de una persona que ha sido presentada como omnipotente, perfecta y superior.

Si estas son las conclusiones contundentes extraídas de la información oficial manipulada por el propio Estado ¿será menos dramática la verdadera crisis que esta atravesando el chavismo cubano sin Chávez?

“Mientras tanto” la inestabilidad hará de las suyas hasta que se tomen las medidas más convenientes para la paz de este país. De lo contrario, la situación se les puede salir de las manos y perjudicarlos sin reparo. ¡Bienvenido de vuelta al 2002!

http://www.eluniversal.com/opinion/130418/bienvenido-al-2002

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s